Ideología de la alianza y de la Horda


#1

En mi búsqueda personal de encontrar la facción donde encajar mas creo que si intentamos sabes las “ideologías” de cada facción puede ayudar a encontrar la facción done encajar mejor.

Por su puesto todo esto dentro del contexto de fantasía,solo quiero decir que si intentamos sacar las ideas políticas de cada facción podremos encontrar la que mas nos guste dependiendo de que ideas tiene,me refiero a la facción no a las razas que la componen.

Podríais ayudarme a saber cual es la ideologías de la horda y de la alianza?


#2

Lo mejor para conocer eso, empieza con un ali y un horda a lv1 y presta atención a todas las misiones


#3

ya lo hice,pero me quedo igual jeje,vosotros sabréis mas


#4

A ver, siendo un poco torpe y quizás distanciado de la realidad, diría que la Alianza busca defender su hogar con honor, fidelidad y respeto, siguiendo las virtudes de la Luz (en general). La Horda, al ser un compendio de razas marginadas y/o excluidas, buscan tener una tierra a la que llamar hogar, usando la tradición, el honor y la fuerza ante todo, y siguiendo el camino de sus ancestros.

Así es más o menos la respuesta que puedo darte.

Edit: Hazte un pandaren y súbelo hasta alcanzar la misión en la que escoges irte a la Alianza o a la Horda. En ese mismo panel te sale una descripción de ambas facciones, y es bastante interesante, acorde con lo que buscas.


#5

Yo creo que la horda ahora con silvanas sera la horda de verdad,me gustaba la horda con el jefe de guerra Garrosh,ahora con silvanas espero que sean mas los malos,siempre me a gustado la idea de ir con los malos.


#6

Eso puede ser algo subjetivo. Son puntos de vista completamente distintos. Para la Horda, la Alianza es mala, y para la Alianza, la Horda también es mala.

Yo te he respondido en función de las características tradicionales de ambas facciones, ignorando quién gobierne y quién la cague gobernando.


#7

La alianza: Defender su hogar con valores clasicos de caballeria e alianzas, ha variado poco con el tiempo, dado que dada la historia de Warcraft, muchos miembros se han unido o abandonado a la alianza, pero los valores basicos con lo que se formo, siguen estando ahi.

La horda: Aqui tienes muchos tipos de horda, porque no ha sido tan monolitica como la alianza, dado que su origen y tratos con lo que podríamos llamar razas “monstruosas” ha sido mas dinamico con la alianza, aparte de ser originaria de otro planeta XD, pero en su version actual, seria la de Thrall, que es una union de descastados y marginados que tratan de defenderse e buscar un hogar en un mundo hostil para ellos. Luego ya tienes la vertientes de Garrosh o Sylvanas, que usan esa idea pero de manera hostil.


#8

No te quedes únicamente en la idea de Horda o Alianza existen más facciones como: Kirin Tor, Espada de Ébano, La grandiosa CRUZADA ESCARLATA, etc…
Busca donde pueda encajar tu personaje, quizás como caballero de la muerte la Espada de Ébano te vendría bien.


(Stive) #9

Las ideologías de la Alianza y la Horda han cambiado con el tiempo, pero para ello, deberíamos de centrarnos en la fundación de cada una, y destacar las diferentes Alianzas y Hordas a través de la historia.

Primera Guerra (Warcraft 1)

  • Horda:

La Horda de la primera guerra era una Horda corrupta y sedienta de sangre. Sus líderes vivían manipulados por el Consejo de las Sombras de Gul’dan y, a efectos prácticos, solo querían conquistar y destruir, llegando a Azeroth después de haber conquistado y destruido todo Draenor a su paso.

Esto se debe a que los Orcos en aquel entonces habían sucumbido tras engaños a beber la Sangre demoníaca de Mannoroth, haciendo que su sed de sangre les lleve a ese estado, abandonando sus tradiciones chamánicas. El único clan que no bebió la Sangre de Manoroth y que no perteneció a esa Horda fueron los Lobo Gélido, quienes exiliaron a Azeroth viajando estos a las Montañas de Alterac. (La magia vil aún así les afectó por el tiempo en el que convivieron, haciendo que también pasen a tener la piel verde).

  • Alianza:

La Alianza por aquel entonces aún no se había creado. Si bien los reinos humanos, enanos, gnómico y élfico tenían buenas relaciones entre ellos, no había realmente nada que los atara en un conjunto, por lo que cuando la Horda atacó Ventormenta, ninguno de estos salieron en su ayuda (aunque tampoco pensaron que fuera una amenaza especialmente grave).

Segunda Guerra (Warcraft 2)

  • Horda:

Aquí surge el primer cambio de mentalidad de la Horda hacia lo que sería en el futuro la Horda actual.

Percatandose de que no eran sino peones de los demonios, Orgrim mata al anterior Jefe de Guerra, Puño Negro, y ordena matar a casi todo el Consejo de las Sombras aprovechando que Gul’dan estaba fuera de juego.

Tras alzarse con el poder, comienza a imponer unas medidas más honorables. Continúa la guerra porque no ve posibilidades de dar una marcha atrás en ese punto, pero lo hace con la esperanza de que lo que conquisten, al final, será su nuevo hogar.

  • Alianza:

Tras la destrucción de Ventormenta, los líderes de todos los Reinos de Lordaeron terminan reuniéndose, y debido al miedo que sienten al haber presenciado la caída de uno de los Reinos más grandes, terminan creando un pacto político por el que todos lucharían en conjunto: La Alianza de Lordaeron.

Si bien esta alianza de reinos se creó con la intención de protegerse de la Horda, muchos de los reinos integrantes (Como Gilneas o Quel’thalas) no veía a la Horda como una amenaza real, y otros (como Alterac) creían que lo más sensato sería unirse a la Horda, ya que no creían que pudieran derrotarlos.

Para este punto, la Alianza comenzó a luchar unida, pero solo porque los lazos políticos los unían. Una vez la guerra terminó, estos lazos se resquebrajaron bastante.

Tercera Guerra: Warcraft 3

  • Horda:

Muchos años después de que la Horda perdiera la segunda Guerra, los orcos se dispersaron por los reinos del Este tratando de vivir alejados de los campos de concentración de la Alianza.

Con los años, el ansia de sangre que había habitado en ellos por la corrupción demoníaca finalmente había desaparecido, por lo que, en su mayoría, los orcos volvieron a sus valores originales: Buscar un lugar donde vivir en paz.

La Alianza por supuesto no sabía de esto, así que trataba de encerrar a todos los orcos que podían, además de que algunos clanes rezagados que aún adoraban a los demonios les daban justificación a la hora de hacerlo.

Thrall terminó reuniendo a todos los orcos y clanes rezagados para lanzar asaltos contra los campos de internamiento de la Alianza y tratar de reconstruir la Horda bajo los valores de su clan: Los lobo Gélido.

Una vez reunió a todos los orcos que compartían esos valores, zarpó al oeste hacia Kalimdor donde, junto a Trols Lanzanegra que habían perdido su hogar y Taurens que viajaban hacia Mulgore esperando crear un hogar allí, terminó fundando un hogar propio para los orcos en Durotar: Orgrimmar.

Con el tiempo, los renegados contactaron con ellos para pedir ayuda para proteger su ahora no muerta Lordaeron de la mano de fanáticos, y la Horda aceptó unirlos, con la esperanza de que, al igual que el resto, realmente sean seres que busquen una redención y un lugar en el mundo.

Poco después, serían los elfos de sangre quien, viendo que su lugar no estaba en la Alianza, e instado por la propia Sylvanas, terminarían uniéndose a la Horda para poder reconstruir su hogar y su pueblo.

  • Alianza:

Al igual que la Horda, la Alianza desde la segunda guerra cambiaría mucho:

Los primeros años del fin de la segunda guerra resultarían en un caos político: El rey Terenas de Lordaeron forzó a la Alianza a encerrar a los orcos en campos de internamiento, ya que, desde su punto de vista, era lo más humano que podían hacer, en lugar de simplemente matarlos.

Gilneas veía el coste de esos campos excesivo, por lo que con el tiempo, terminó abandonando la Alianza para crear un gran muro que aislara su reino del resto y lo protegiera de posibles futuras amenazas similares a la Horda, dejando vendidos al resto (y a parte de su propio reino).

Alterac terminaría en un punto muerto, ya que su Rey traicionó a la Alianza y la guerra política por el control del Reino hizo que, con el tiempo, cayera en desgracia.

Stromgarde no se libró tampoco, ya que sin que nadie lo supiera, el Príncipe asesinó a su padre, dejando el reino sin Rey durante un tiempo, haciendo sin que el príncipe fuera consciente, que cayera en desgracia al no poder enfrentarse debidamente a las diversas amenazas que lo asolaban en aquel entonces.

Quel’thalas, quienes desde el principio eran reticentes a permanecer en la Alianza, terminó abandonándola también.

Con una Alianza que la política había casi destruído, Lordaeron y Dalaran no pudieron resistir la invasión de la Plaga que, al igual que la Horda con Ventormenta, infravaloraron hasta que fue demasiado tarde.

La plaga arrasó el Reino de Lordaeron, la Ciudad Estado de Dalaran y el Reino de Quel’thalas, dejando muerte solo a su paso.

Para colmo, los elfos trataron de buscar una vez mas ayuda en la Alianza, pero en su lugar, encontraron que el grupo de la Alianza de Lordaeron que aún quedaba estaba liderado por Othmar Garithos, el único Mariscal de la Alianza que quedaba al mando, el cual era un racista que creía en la supremacía de la humanidad ante todo, y que, además, culpaba a los elfos de la muerte de su familia y sus tierras al tener él que dejarlas para protegerlos durante la segunda guerra, a pesar de la poca implicación de estos.

Garithos, viendo que el Príncipe Kael’thas de Quel’thalas estaba a su mando, decidió vengarse encomendándole misiones suicidas. A pesar de ello, kael’thas recibió la ayuda de los naga para salir de una pieza, cosa que Garithos vio como una oportunidad para encarcelarlo y ejecutarlo por Traición. Este acto fue el detonante para que los elfos abandonaran por completo cualquier intento de llegar a un nuevo acuerdo con la Alianza.

Poco después, Sylvanas y sus renegados engañarían a Garithos para reconquistar Lordaeron y finalmente, matar a la última resistencia de la Alianza de Lordaeron.

Poco después de la Muerte de Garithos y, junto a él, de la Alianza de Lordaeron, Kul Tiras lanzó un ataque sobre Durotar.

El Almirante Daelin Valiente, quien había perdido a su hijo en la segunda Guerra y solo veía a los orcos como monstruos, se asentó en la Ciudad de Theramore que había construído su hija Jaina junto a los supervivientes de Lordaeron que habían decidido seguirla, y queriendo asegurarse de que nadie la iba a poner en peligro, trató de acabar con la Horda de Thrall.

Jaina, que había visto esta nueva faceta de la Horda de Thrall, trató de frenarle, pero incapaz de hacerlo, dejó que símplemente la batalla de Theramore ocurriera, sabiendo que estaba sacrificando a su padre por la Paz entre las facciones.

Kul Tiras exigió a la Alianza que enviara ayuda contra la Horda, pero los reinos que aún quedaban en pie, no tenían interés ninguno en comenzar una nueva guerra, por lo que, tras la pérdida de la Gran Flota de Kul Tiras y de su Gran Almirante, Kul Tiras terminó abandonando la Alianza.

Esto dejó a la Alianza con apenas una Ventormenta tratando de terminar de reconstruirse, Pico Nidal, Forjaz y una Gnomeregan que trataba desesperadamente de resistir el asedio trogg en un total silencio, ya que en ningún momento avisaron de dicha invasión para que el resto pudiera recomponerse.

Finalmente llegamos a World of Warcraft

  • Horda:

La Horda de Thrall finalmente está asentada en Durotar, y bajo el mandato de Thrall, sus prioridades son la supervivencia y la protección de los suyos.

El principal fallo de Thrall fue asentar Orgrimmar en Durotar, ya que ese terreno carece de foresta, por lo que la Horda comenzó a adentrarse en Vallefresno para conseguir madera.

Los elfos por su parte, entendían la necesidad de la Horda de talar algunos árboles, pero los orcos tienen una característica que a veces, puede llevarlos a tener ciertos problemas: Pueden ser incontrolables.

Esto hizo que los elfos pronto vieran que los orcos estaban talando de forma descontrolada su bosque sagrado, por lo que comenzaron a alzar sus armas sobre ellos, creando diversas escaramuzas en las fronteras de las tierras de la Horda.

Si bien la Horda de Thrall no es una Horda que busque guerra, tampoco es una Horda que la huya, por lo que estos conflictos comenzaron a avivar la furia orca una vez más.

Los restos de la Flota de Kul Tiras y patrullas de la Alianza que se apostaron en diversas zonas cercanas a Theramore atosigaron a la Horda aún más, Kul Tiras por venganza y la Alianza por control y expansionismo.

Aún con todo, Thrall siempre trató de mantener a la Alianza a raya gracias a la diplomacia que tenía con Jaina en Theramore.

Los renegados, por su parte, tenían un objetivo claro: Acabar con el Rey Exanime. Con Lordaeron reconquistada y ellos asentados en sus ruinas, comenzaron a tratar de reconquistar las Tierras de la Peste para expulsar a la Plaga de ahí.

  • Alianza:

Llegados a este punto, la Alianza comenzó a sentir algo muy curioso: Los reinos que quedaban eran reinos que, desde hacía mucho, habían tenido una cordialidad nata.

Los humanos de Ventormenta y los enanos de Forjaz solían congeniar debido a ser reinos cercanos. Los enanos de Forjaz y los Gnomos de Gnomeregan tenían una relación casi familiar debido a su origen común, y los Martillo Salvaje y los Barbabronce, si bien tenían sus diferencias, juntos trabajaban como un equipo.

Todo esto terminó resultando en una filosofía que, si bien no llegaron a formular como tal, solo los gnomos fueron quienes lo comprendieron abiertamente: Si la Horda tenía una relación de familia entre ellos a la hora de protegerse, la Alianza tenía una relación de amistad profunda.

Gnomeregan cayó y los gnomos no pidieron ayuda porque prefirieron que la Alianza se recuperara, y cuando no tuvieron dónde ir, los enanos les dejaron su propia ciudad para refugiarse, y no solo para eso, sino para convertirla en su hogar.

Si bien los elfos de la noche terminaron junto a la Alianza por culpa de la deforestación de la Horda, pronto terminaron entendiendo también esto.

Más pronto que tarde, la Alianza de enanos, gnomos elfos de la noche y humanos terminaron siendo, no un pacto político que los unía, sino una hermandad de amigos que compartían alegrías y desgracias.


Estas últimas Horda y Alianza serían las que tienen los valores principales de las facciones, pero hay un último cambio que sufrieron ambas:

Cataclysm

  • Horda:

En Cataclysm, la Horda ya tenía un hogar establecido, y tenía muchas victorias a sus espaldas.

Thrall, al sentir que algo le estaba pasando al mundo, decidió partir hacia Nagrand para retomar sus raíces chamánicas y unirse al Anillo de la Tierra. Para ello, Thrall dejó como Jefe de Guerra a su pupilo, quien había estado enseñando desde que lo encontró en Terrallende: Garros Grito Infernal.

Garrosh era un líder joven de Nagrand. No había visto la decadencia de la Horda ni había visto lo que el resto había pasado, por lo que no sentía esa pasión por la diplomacia que sentía Thrall. La filosofía de Garrosh era que si alguien golpea a la Horda, la Horda debe de golpear hasta arrancarle el brazo, para así, no volver a ser golpeado.

Con la marcha de Thrall, Garrosh comenzó a movilizar sus tropas.

Las raíces de los valores de Thrall y Garrosh no eran demasiado distintas, y precísamente por ello, gran parte de la Horda, fueran de la raza que fueran, lo apoyaba.

Al ver como los elfos y la Alianza atosigaba a la Horda en su propio hogar, Garrosh convenció a la Horda de que, para protegerla debían de eliminar a todo resquicio de la Alianza que quedara. Es ahí como Garrosh comenzó una campaña bélica por Kalimdor, forzando una respuesta a gran escala de la Alianza. Pronto Durotar, los Baldios, el Marjal Revolcafango, e incluso Mulgore y por supuesto, Vallefresno y Sierra Espolón terminaron convirtiéndose en el campo de batalla a gran escala de la guerra que había comenzado.

A pesar de todo, sus ideales siempre los había mantenido férreos: una batalla se ganaba de forma honorable y digna. Una victoria sucia era asqueroso para él.

Tan asqueroso, como los renegados.

Los renegados siempre habían sido la prueba de fuego de la Horda. Métodos sucios e impíos los caracterizaban, pero hasta ahora, sus métodos habían tenido como objetivo a seres sucios e impíos como la Plaga. Ahora en cambio, la Plaga había sido erradicada y Sylvanas había pasado por una difícil transición. Ahora sentía la necesidad de ampliar a sus renegados fuera de la forma que fuera.

Garrosh, viendo como la vergüenza de la Horda a los renegados, les obligó a conquistar Gilneas para tener un puerto en los Reinos del Este, sabiendo que el asedio contra ese Reino haría que casi todos los renegados murieran, usándolos como carne de cañón. Sylvanas, al no poder desobedecer a su Jefe de Guerra, inició el ataque, pero a sus espaldas utilizó añublo para evitar tantas pérdidas.

Para desgracai de Sylvanas, se percató de que los Gilneanos ahora eran huargens, y estos eran muy difícilmente resucitables, por lo que cuando estos hicieron una ofensiva, trató de redirigir sus esfuerzos en otras direcciones: Las granjas de Trabalomas, los supervivientes de Stromgarde y lo que quedaba de las Tierras de la Peste.

  • Alianza:

Para este punto, la Alianza está mucho más unificada que nunca. Todos confían plenamente en todos y debido a la situación de guerra con la Horda, la Alianza termina decidiendo hacer un acto para agilizar las estrategias y la toma de decisiones: Darle a uno de los líderes un rango superior como líder absoluto de la Alianza.

Así es como Varian Wrynn, Rey de Ventormenta, terminó convirtiéndose en el Alto Rey de la Alianza.


Así, finalmente, tenemos los valores principales de las facciones.

La Alianza de Cataclysm no es demasiado diferente a la de vanilla, a excepción de que está mucho más unificada y centralizada.

En cambio, la Horda de Cataclysm es muy distinta a la de Vanilla, por lo que hay quienes defienden la de Vanilla y quienes defienden la de Cataclysm (Pandaria tiene muchos más matices que realmente no vienen a cuento).

RESUMEN:

  • Horda y Alianza son buenas.
  • En términos de rol, la Horda es Caótica, ya que puede dejarse llevar y hacer barbaridades sin darse cuenta.
  • En términos de rol, la Alianza es Legal, ya que intenta hacer las cosas como consideran correcto de una forma más meditativa.

En las misiones iniciales de los pandarens se puede apreciar todo esto de una forma mucho más visual: La filosofía Tushui y Houjin son las mismas filosofías, y en las propias misiones, te presentan las dos caras de la moneda (en la Alianza, una líder militar que está empeñada en que los prisioneros de la Horda deben permanecer encerrados, y luego un Varian que un poco mas y te invita a una ronda, y en la Horda un tauren que te habla humildemente como un amigo su forma de actuar y luego un Garrosh que desprecia profundamente a los débiles, por lo que te lanza a un coliseo de bestias para ver si realmente puedes ser buen aliado).

Frío y eficaz. DG.


#10

Hay una descripciones en la web (https://worldofwarcraft.com/es-es/game/races) que considero muy buenas a grosso modo (hablando en profundidad hay cosas que matizar). Te las dejo aquí.

La firme Alianza cree en la tradición. Cuenta con defensores acérrimos de la justicia y el deber que protegen el reino de Azeroth contra cualquier agresor, incluida la salvaje Horda.

La indomable Horda cree en la unidad. Cuenta con fervientes guardianes de la libertad y la esperanza que se oponen firmemente a cualquiera que amenace estos ideales, incluida la estricta Alianza.


#11

La Alianza el imperialismo puro y duro, tenemos derecho sobre esta tierra y lo ejerceremos a través de a defensa de la fe y (su) visión de libertad, la Horda aunque creo que en sus días se dirigiría hacia una especie de macro-comuna tribal, actualmente se asemeja una gran dictadura. A grandes rasgos


(Elmdor) #12

La alianza y la horda es un popurri de ideologias:

Hablemos de la alianza y horda en la antigüedad (warcraft 2)

-La horda nació como un ejercito unificado de clanes orcos destinado a destruir a los draeneis. Posteriormente cuando su mundo se destruía Gul’dan abrio el portal a Azeroth y la horda se lanzo en la conquista del mundo. En aquella época la ideologia principal de la horda era la conquista y la fuerza por eso se unieron razas como los troll amani incluso goblins que sacaban beneficio.

  • La alianza en cambio era el conjunto de numerosas naciones humanas, enanas y los elfos thalassianos que se unieron al ver un enemigo muy poderoso, en si la ideología que compartian es que se trataban de reinos civilizados , a diferencia de la horda que eran un conjunto de tribus y clanes de orcos, trolls y ogros con menor organización social o más bien diferente. Los humanos estaban en guerra muchas veces entre sí y el enemigo en común los unió.

En definitiva esta alianza y horda recuerda mucho a las ideologias de la segunda guerra mundial, donde un bando (el eje) buscaba expansionarse agresivamente (aunque con la diferencia de que el eje compartian unos valores facistas o pseudofascistas en el caso de japón, mientras la horda simplemente era conquista para garantizar un mundo a su pueblo). La ideologia de la alianza era como los aliados de aquella guerra donde comunistas y democratas se unierón por un enemigo común.

Tercera guerra:

  • La ideologia de la horda en aquella época dirigirida por Thrall era crear una horda basada en dos pilares, el honor y la cultura chamánica. Es por eso que 2 razas aparte de los orcos encajaron muy bien, los trolls lanzanegra menos violentos que los amani y los tauren.

  • La alianza continuo siendo igual.

Situación en Vanilla:

  • La horda se amplia incluyendo a los renegados, con la ideología de que los renegados eran inadaptados que se habian liberado del rey exánime, algo que los orcos se sentian identificados al haberse liberado años atras de los demonios. Por lo que la ideologia de la horda se expande no solo al honor y a la cultura chamánica, si no aromper con las ataduras de los esclavizadores.

  • La alianza se unen los elfos nocturnos, que se unierón más bien para crear un bloque contra la horda, algo parecido a los bloques mundiales que existian en la guerra fría que evitaban la guerra por el temor que se tenía entre ellos. La alianza mantiene sus ideologias, con una fuerte presencia de la fe en la luz y la busqueda de mantener cierto orden.

Situación en la guerra Alianza Horda (post wotlk).

  • La horda admitio otras razas como los elfos de sangre que buscaban liberarse de sus cadenas de depender de una fuente mágica (algo que los orcos se sentian idenficados ) y los goblins que fueron admitidos por ayudar a Thrall y no tener un hogar, algo que la horda se sintio idenficada. En aquella época la horda mantiene una actitud orcocentrista basada en los valores del honor y la fuerza bruta volviendo a sus origenes como una facción expansionista que desea recursos y territorios.

-La alianza se amplia volviendo los gilneanos a la alianza (que la habian abandonado por no sentirse identificados con sus valores) y los draeneis que compartian aquellos lazos con la luz sagrada. Como vemos la alianza sigue siendo una facción de orden pero principalmente comprenden razas que se estan defendiendo de agresores, o que desean recuperar los territorios que los agresores les han usurpado.

En la epoca de Vol’jin la horda vuelve a sus valores de la epoca de Thrall.

ACTUALMENTE

  • La horda mantiene diversas ideologias, hay quienes prefieren la ideologia original de thrall (taurens, trolls, elfos de sangre y la parte de orcos) y otros la ideologia de Sylvanas (parte de los orcos y renegados en general). La ideologia de Sylvanas inicial es una guerra rápida para destruir a la alianza y que quede una sola facción, pero actualmente la horda parece más bien unida por el temor que tienen por haber iniciado una guerra genocida que o ganan o tendran que verselas con la venganza de la alianza.

  • La alianza desde que anduin es rey, ha perdido gran parte de su identidad, admitiendo a usuarios puros del vacío (elfos del vacío aunque previamente habian admitido a caballeros de la muerte), en general la alianza se ve como una facción que la ideología es el orden y en general la alianza ve que todo el mundo desarrollado caera cuando la horda los arrase. POr otro lado quieren expulsar a la horda de los territorios ocupados y algunos miembros más radicales aplastar a la horda del todo.


#13

Se que vengo un poco a rascar la carroña de un comentario extenso pero dejar a los estados demócratas de justicieros en lucha contra un maligno enemigo de la humanidad es chocante cuando fueron estos mismos responsables directos de las causas de la guerra


(Barweck) #14

Soy Elmdor (que me equivoque de personaje), bueno no va el tema simplemente es un ejemplo comparativo, pero en mi opinión fuera del wow es que la historia esta manipulada.

Un ejemplo claro es la coalición que hubo entre paises autocráticos (españa, prusia, rusia, etc…) con una monarquía constitucional (inglaterra) contra un pais más o menos democrata (Francia), el cual la historia lo ha calificado de malignos…

Igual que en la historia ponen a los cartagineses como justicieros que se enfrentaron a la malvada roma, cuando en realidad eran peores o iguales que ellos…

Simplemente he puesto el ejemplo de lo que vi, varias naciones se unen contra un enemigo común. La alianza original eran reinos que en muchos casos libraban guerras entre ellos y se unierón a un enemigo mayor. Inglaterra y la Urss se unieron contra las naciones del eje.