Mareas de venganza.Dos visiones del conflicto


#3983

Pero tienes que jugar bastante, si no no te deja. De todos modos eso solo pasa si es la primera vez que estás posteando con ese personaje, yo llevo sin tocar a Hême semanas pero puedo postear con él porque soy muy asiduo con este personaje (de hecho creo que es el que tiene más publicaciones ahora mismo en el foro español)


(Menelwie) #3984

Hême doy fe de que Argent ha jugado en los dos últimos meses más con Shield que yo,porque tenía a Kash en Rasga hace meses y cuando llegó él a Rasga que lo leveó a saco empezamos a levear juntos,le dije que me avisara que me daba pereza levear sola.
Luego él se puso con el pícaro sindorei y yo seguí haciendo misiones con Menel.
Y los cogimos de vuelta esta semana para terminar la cadena de Hodir.
En todo caso la que no debería poder escribir de los dos sería yo.
Umm de hecho llevamos 13 publicaciones cada uno con los draenei.
Espera que…


#3985

Vamos a ver si el límite está en 13…joe que mal rollo de número no?
Edito: ya ves que me deja.


#3986

Qué raro entonces… cosas del nuevo foro, con lo bien que estábamos con el antiguo. Lo echo de menos…


(Menelwie) #3987

Si,creo que estas cosas van un poco a lo loco.Ya te digo que yo tenía a kash tirada en Rasga hace meses cuando Argent empezó a levear a Shield,le dije cuando llegues a Rasga avisa y leveamos juntos o no termino de levear a la dk en la vida.
Y sólo la logueo si vamos a levear los dos.
De hecho esta historia sale un poco de ahí.
Kash en Rasganorte “abandonada” y el forjado que le dice vente a levear XD


(Hæyhæ) #3988

Diría que ahí hay una historia de amor, pero los dks de amor poco xD y los forjados… bueno, seguro que hasta mear es pecado para ellos. :rofl:


(Menelwie) #3989

Menel empezaba a inquietarse.Se suponía que Argent iba a hacer una pequeña incursión para salvar a Baine. De eso hacía cuatro días.
Algo en su interior le decía que estaba bien,si algo malo le hubiese ocurrido a su amado lo sabría se dijo a si misma.
Aún así le había pedido a Night el día anterior que se acercase a Boralus a ver si había noticias.
Su madre no le dejaba levantarse de la cama,necesitaba andar,pensar…cuando se ponía nerviosa estar quieta la agobiaba,necesitaba hacer algo.
Su madre la conocía bien y aunque intentaba tranquilizarla con palabras no daba resultado.La sacerdotisa se tapaba,destapaba,se ponía sobre un lado de la barriga,se giraba hacia el otro,se sentaba…
Lostariel escuchándola buffar decidió llevar algo para distraerla.
Entró en la habitación cargada de telas y un costurero.
-Vamos a hacer las cortinas para el cuarto de mis nietos-dijo la alquimista.
-Mamá…no me apetece.
-Ni a mi,pero o distraes la mente o te volverás loca,o lo que es peor,irás a la ciudad esa de los zandalari a arrasarla entera si hace falta para saber donde está.
-No me des ideas madre…no me des ideas.
Soltó un bufido y cogió una tela de escarcha de color azul “hielo” y un metro de cuero. Conocía esa pieza,la había hecho su padre para su madre como buen peletero que era.Aunque Beridhren Bosqueensueño era un druida muy gruñón era muy atento con su esposa.
Recordó la medida de la ventana de la habitación y midió la tela para cortarla.
Cuando empezó a cortar con las tijeras unos golpes en la puerta las interrumpieron.
Su madre fue a abrir y pudo escuchar la voz de Night.
Escuchó algo sobre Sylvanas,Azshara y dejó las tijeras sobre la mesilla y se levantó.Venían por el pasillo y al verla ambas soltaron la misma frase:
-A la cama Menel!!!
-Que ha pasado?-dijo desechando la orden de las dos kaldorei.
-Deberías tumbarte.-dijo la druida
-Night…que ha pasado?-dijo Menel empezando a ponerse visiblemente nerviosa.
-Acuéstate y te lo cuento.
Volvió a bufar pero hizo caso.Se dirigió a la habitación con ellas siguiéndola y se acostó.
-Y bien?-dijo retorciendo la sábana entre las manos a punto de ponerse histérica.
-La flota de la alianza perseguía a la de la horda para poner fin a esta absurda guerra.Argent iba en uno de los barcos.
Menel soltó un grito ahogado.
-Nono,espera…tranquila-dijo Night-no llegaron a enfrentarse…sin embargo…
-Sin embargo?-preguntó la sacerdotisa
-Aszhara abrió las aguas,ambas flotas han caído sobre Nazjatar.El impacto ha sido brutal,muchos han muerto,y ambas facciones luchan por abrirse paso entre las ruinas de nuestro antiguo imperio para terminar con ella.
-Azshara…-susurró Menel-al final se ha alzado.
-No se que ha sido de Argent,Menel…lo siento.
-No importa Night,yo se que está vivo,que está bien,y que terminará lo que hace tanto tiempo empezamos.Solo espero que cuente con la ayuda de quienes nos la ofrecieron.,Hême,Hae,Eilyria,Ahzura…no se cuantos de ellos estarán allí o si están vivos,pero algo en mi corazón me dice que él lo está. Podéis dejarme sola un momento?
-Merith…-dijo su madre
Por favor mamá-suplicó Menel.
Ambas asintieron con la cabeza y se retiraron.
Cuando estuvo a solas,Menel comenzó a llorar.Que su corazón le dijera que Argent estaba bien,no quería decir que fuese a sobrevivir.Esa sensación que tuvo cuando el paladín partió se repetía,no llegaría al nacimiento de sus hijos,ese sueño en el que se veía criando a sus hijos sola la asaltaba.
De pronto un pequeño dolor en el vientre y la sensación de que una tromba de agua se le escapaba entre las piernas cortó su llanto.
Levantó la sábana y comprobó que no era solo una sensación.
Llamó a Night de un grito asustada.
Pocos segundos después la puerta de la habitación se abrió.
-Menel estás bien?-preguntó la druida
-He roto aguas…


#3990

Hême y Shivadel estarán allí pronto, pero antes tengo que poner algo con el DK.


(Menelwie) #3991

Va a ser largo…suelo hacer este tipo de entradas de tres en tres post.
En este caso creo que va a ser alguno más.
Como siempre que hablo con Argent off rol cuando coincidimos nos damos libertad creativa,si sobrevive o no o si llega al nacimiento a tiempo será cosa suya.
Y evidentemente el romper aguas ha sido debido a la preocupación…y quizás sea eso lo que la salve del destino que le auguró la bruja vrykul,bebés más pequeños…parto más…fácil? veremos…


(Hæyhæ) #3992

Como no sobreviva le haré bulling el resto de la existencia de wow ò_ó suficiente tenemos con las dos hermanas muertas… bueno y la prima (creo) de Eily.

Creo que Menel está bien atendida. Están sus padres, Night y demás ¿No?


#3993

Hombre, a estas alturas del parto… como no use piedra de hogar lo veo complicado. Espero que sobreviva, pobres gemelos. Aunque al menos no creo que se vuelvan locos, mira la hija de Hême cómo se ha quedado…


(Menelwie) #3994

Sería muy “Argent” sip XD

También te digo que con todo lo que la ha usado durante todo este “proceso” si no la usa en este caso…lo mato yo misma jajajaja
Libertad creativa …ejem XD
Fuera bromas…que haga lo que quiera,luego ya si lo mato es cosa aparte :rofl:


(Menelwie) #3995

Están Night y su madre(mi padre noooo por Elune,me mata después de negarme a volver a Val´sharah XD)Partimos de la base de que Night es druida…que en todo caso es lo más parecido a un médico que tenemos los kaldorei?Creo


(Hæyhæ) #3996

De todas formas, y si no quieres hacer el rol sola, puedo hacer pasar por ahí a cualquiera del grupo (ya sabes, hay paladín, druida, sacerdote…). Aunque claro… si son hordas no creo que tengan buen recibimiento xD


(Menelwie) #3997

En principio como tiene que ser un parto “dramático” por aquello del presagio de la bruja vrykul voy a “apañarme” con ellas.
Aviso que va a ser…duro, lacrimógeno…esas cosas que solo le pasan a mi pobre sacerdotisa.Y bastante descriptivo.Tengo como experiencia el mío propio off rol que no fue nada fácil porque tuve que dar a luz a la “antigua”, no había anestesistas de guardia(estaban en huelga los j0dios) y me tocó parir sin epidural y a pelo.Dolió mucho :sob:


(Hæyhæ) #3998

Ten cuidado, no te vaya a golpear el banhammer. :sweat_smile:


(Menelwie) #3999

Naa es menos sangriento que una matanza de Hême XD

También debo decir que cuando le vi la cara a “mi pequeño trol” como yo lo llamo se me quitaron todos los dolores.


(Hæyhæ) #4000

Cualquier cosa es menos sangrienta :rofl:

Y bueno, hay que ver cómo engaña la química del cuerpo a las madres. :sweat_smile:


#4001

Hombre, si fuera más sangriento que mis matanzas sería preocupante XD


#4002

Kranem caminaba pesadamente por las gélidas tierras de Rasganorte, dejando pisadas firmes en la nieve, inmediatamente seguidas por las huellas irregulares que dejaba su geist. Llevaba semanas en el continente, buscando un objeto muy antiguo.
Continuó caminando, sin pausa pero sin prisa, hasta llegar a un pequeño asentamiento humano que había quedado abandonado tras la derrota del Rey Exánime. Se aproximó, pensando que no había nadie, para inspeccionar el terreno con uno de los mapas que quedaban en el asentamiento. Sin embargo, mientras observaba el desgastado plano un grito, a medio camino entre tembloroso y amenazante, llamó su atención. Al volver la vista, se topó con un humano de pelo cano y rostro curtido, que sujetaba un arma de fuego.
-A-aparta de ahí, monstruo de la Plaga.-dijo el viejo cazador, cargando la escopeta.
-Oblígame, asqueroso mortal.-dijo Kranem, impasible, desenvainando su mandoble.
-Muy bien, monstruo.-gritó el humano alzando el cañón y buscando el gatillo.
Sin embargo, no llegó a accionarlo. Una gran cantidad de pus y sangre comenzó a manar de la boca del anciano, mientras caía al suelo revelando incontables pústulas, arañazos y mordiscos infectados, al tiempo que el geist volvía con su amo.
El caballero de la muerte cogió una vieja antorcha y la prendió, para acto seguido quemar el asentamiento hasta que no quedaron más que cenizas sobre la nieve.
Siguió su camino, hasta llegar prácticamente a las puertas de Corona de Hielo. Aquella imponente y majestuosa fortaleza, en cuya cima se encontraba el Trono de Hielo. Un trono que podría ser suyo… de no ser por Bolvar Fordragón. Colaboraba con aquel humano por su posición, pero Kranem siempre fue un gran seguidor de Arthas.
Recordó la muerte de Tirion Vadín y no pudo evitar sonreír, pensando en que aquel desgraciado que había provocado la caída de su maestro al fin estaba muerto.
El cazador de demonios se agachó y despejó la nieve sobre la roca, revelando una pequeña caja metálica que alguien había escondido allí años atrás. Por fin había encontrado lo que andaba buscando. Cogió la caja y la abrió de un golpe. Dentro del recipiente, un precioso colgante de rubí con cadena de oro brillaba con luz propia.
-Al fin… te he encontrado.-dijo el caballero de la muerte.- Es tu hora… Narysa.
Era el momento de que Narysa pagara por lo que le había hecho. Muchos años antes del ataque de Arthas a Quel’thalas, su hermana lo había apuñalado hasta casi matarlo movida por el odio y la codicia. En aquel entonces apenas eran unos niños, pero Narysa lo había apuñalado sin mostrar el más mínimo rastro de arrepentimiento. Tras eso, un sacerdote había podido sanarlo, pero a costa de unas terribles cicatrices en la zona de la espalda. Uno de los sentimientos que la no-muerte potencia es el rencor y el odio, y ahora Narysa iba a experimentar en su propio cuerpo la razón por la cual incluso sus subordinados más crueles se estremecían ante la sola mención del nombre de Kranem. Era conocido por sus terribles métodos de tortura, y había perfeccionado unos cuantos métodos nuevos que quería practicar.
Hecho esto, invocó a su dragón no-muerto y alzó el vuelo hacia Quel’thalas.
Tras unas horas de vuelo, llegó a la tierra de los altos elfos. Aterrizó en los lindes del bosque, pues no quería llamar la atención en exceso. Comenzó a caminar, seguido de su geist, que saltaba entre las ramas de los árboles para que no lo vieran. Al cabo de unos minutos llegaron a la costa, justo al lugar en el que Narysa solía relajarse. Unos niños jugaban alegremente en la orilla, sin preocuparse por cosas como la guerra o la pérdida.
De pronto, la niña salió corriendo sin prestar atención a su alrededor, y como consecuencia de esto chocó contra el caballero de la muerte. Kranem, impasible, bajó su gélida mirada y miró detenidamente a la niña, que palideció y trató de huir. Sin embargo, el caballero de la muerte agarró a la pequeña elfa del brazo y la atrajo.
-¿Por qué huyes, pequeña?-preguntó Kranem.- No tengas tanta prisa.
-¡Un monstruo!-gritó la niña aterrada mientras trataba de zafarse.- ¡Ayuda!
El niño, escuchando los gritos de su hermana, se levantó con intención de ayudarla, pero el caballero de la muerte esbozó una sonrisa y su geist se abalanzó sobre el niño.
-Eres muy grosera.-dijo Kranem dándole la vuelta.- Ahora mira a tu hermano.
El no-muerto dio una orden en el lenguaje de los muertos y el geist rajó el cuello del pequeño elfo, que cayó al suelo para acto seguido levantarse como un necrófago.
-¿Por qué has hecho eso?-sollozó la pequeña elfa.- Narysa se encargará de ti.
-¿Narysa?-dijo el caballero de la muerte.- ¿De qué la conoces?
-Ella… nos cuida y juega con nosotros.-dijo la niña.- Nuestros padres murieron.
-¿Sabes? Es muy probable que vuestros padres estén en la Cicatriz Muerta. Probablemente yo los maté.-dijo el caballero de la muerte con una sonrisa.
-¡No me hagas daño!-gritó la niña desesperada.- ¡Muere!
-Yo ya estoy muerto.-repuso Kranem.- Ahora, hazle compañía a tus padres y a tu hermano.
Acto seguido el caballero de la muerte partió el brazo de la niña y le aplastó la tráquea, matándola al instante y levantándola como un necrófago.
-Ahora, vosotros dos me ayudaréis a capturar a Narysa.-dijo el no-muerto.
Convenientemente, la pícara salió del bosque en ese momento y comenzó a llamar a los niños con voz amistosa. El caballero de la muerte dio una orden a los necrófagos. Los recién levantados no-muertos corrieron hacia ella y trataron de morderla.
-¿No-muertos?-gritó la pícara.- ¿Dónde están los niños? ¿Qué ha pasado aquí?
-¿De qué estás hablando?-dijo Kranem tras ella.- Mira sus ropas. Ellos son los niños.
-Maldito…-comenzó Narysa, pero se interrumpió.- ¿Kranem? ¿Eres tú?
-Correcto.-dijo el caballero de la muerte.- Es hora de que pagues por tus actos.
El geist apareció tras ella y envolvió su cabeza con un saco sucio y raído, haciendo que la elfa cayera inconsciente. Los necrófagos agarraron a la elfa y la subieron al dragón recién llegado, para acto seguido ser destrozados por el caballero de la muerte. Este, junto al geist, subió a su dragón y alzó el vuelo hacia las Tierras de la Peste.