Mareas de venganza.Dos visiones del conflicto


(Hæyhæ) #3441

Es N’zoth para que creamos que hemos sido todos, pero en realidad ha sido Paquito el chocolatero :face_with_raised_eyebrow:


(Eilyria) #3442

Te voy a denunciar por plagio.


#3443

Si necesitas un abogado conozco a uno bueno.


(Menelwie) #3444

Os habéis parado a pensar que os la ha jugado a ambos? Sindoreis…


#3445

Einir se encontraba en el interior de la habitación de la posada de los vientos alisios, en Boralus. Era la hora de la cena y los parroquianos de la taberna empezaban a hacer el ruido que la embriaguez solía generar.

Se había quedado cómoda, llevándo únicamente el pantalón y la ropa interior de las centinelas. Cómoda, pero alarmantemente pequeña.

Estaba observando con melancolia una figura de la sacerdotisa Haydene con su única mano. Hacía solo unos meses que Eleanna se la había regalado… y tan poco tiempo después Eleanna había muerto, ella había perdido un brazo y había tenido que dejar el ejército de las centinelas…

Una lágrima comenzó a recorrer su mejilla. Por culpa de la reina Azshara había perdido a sus dos hermanas. Una había muerto, y de la otra se había visto irremediablemente separada al no poder combatir junto a ella en el frente.

“Soy una inútil general… solo sé usar el arco y no puedo cogerlo sin mi brazo derecho. Ni si quiera puedo sostener una daga en condiciones…” recordó lo que le contó mientras lloraba amárgamente a la general Plumaluna.

“Quizás no puedas ayudarnos de la misma manera Einir…” le dijo. “Pero eso no significa que no puedas seguir ayudando a tu pueblo. Eres muy buena rastreando e investigando… trabajarás para mí Einir. Me conseguirá información, me ayudarás a descubrir y acabar con aquellos que sean una amenaza para nuestro pueblo querida… desde las sombras”.

La general Plumaluna confiaba en ella y le dió un puesto en su red de inteligencia…

Eso era lo que la había animado a seguir adelante. Ayudaría a la general a acabar con los enemigos de los kaldorei, fuera horda, esbirro de Azshara o cualquier amenaza.

Justo en ese momento un fuerte dolor procedia del feo muñón que tenía donde antes estaba su hombro. Aquel pinchazo era como si una descarga de energía acabara de atravesarle. Le hizo soltar bruscamente la figura y llevarse la mano al muñón mientras soltaba un grito ahogado.

Se presionó fuertemente mientras contenía las lágrimas. En ese momento, escuchó una especie de golpe proveniente de la ventana. Miró y allí estaba Shindael en cuclillas mirándola mientras se calaba abundantemente. Einir había estado tan absorta que ni se había percatado de la tormenta que se había desatado.

Einir se levantó y abrió la ventana.

– Valeera habría podido abrirla.- le dijo sonriéndole.

– Aunque no te lo creas, no quería que se pudiera romper y que tuvieras que dormir con el agua entrando.- respondió tranquilamente Shindael.

Einir se quedó extrañada. Aquello era demasiada consideración en una pícara.

– Lo haré. Dime a quien busco.- soltó de sopetón Shindael.

Einir se congratuló de la decisión de la rendorei. Afirmó con la cabeza y le dijo:

– Me alegra oírlo.

La invitó a pasar, le dió una toalla que tenía en una silla cercana y se dirigió a su capa, la cual colgaba de una percha. Rebuscó en un bolsillo interior, del cual sacó unos papeles doblados. Se giró hacia Shindael de nuevo y mientras le alargaba los papeles, le dijo:

– Los turnos y cambios de guardia de la prisión, junto a unos planos.

Shindael, que no había utilizado la toalla para secarse, asintió y los cogió.

– Buscas a una maga sindorei prisionera llamada Xylenia. Sé que su familia tiene contactos con tu objetivo. Necesitamos que nos cuente como encontrarla.

– Hablaré con ella. Volveré tan pronto como pueda.

Shindael entonces se quedó mirando el muñón de Einir.

– He visto que aún te sigue doliendo. Puedo ayudarte con eso.- dijo y empezó a rebuscar en su bolsa. Sacó un pequeño frasco y se lo mostró a Einir. - Un veneno que mata la sensibilidad del cuerpo.

Einir se sorprendió del ofrecimiento de Shindael. “¿Por qué se preocupa tanto por mí?” Se llevó la mano al muñón, y con un tono amable dijo:

– Gracias… pero esto me recuerda quién soy ahora.

La pícara la miro con extrañeza. Guardó el frasco, dejo la toalla encima de la cama y se dirigió hacia la ventana. Antes de salir, volvió la cabeza hacia Einir y dijo:

– Shorel’aran Einir. Hablaremos pronto.

Y entonces saltó de nuevo al tejado de enfrente, perdiéndose entre el aguacero que caía sobre Boralus…


#3446

La maga se llama Xylenia, Ele.
Casi me da pena Einir, pobrecilla.


(Menelwie) #3447

Se había recolocado la toga, y salía de la habitación hablando con Night acerca de como cuidarse el resto del embarazo cuando oyó a Nieve gruñir. La escena que se encontraron al salir era digna de enmarcar. Sus padres, su padre más bien intentaba calmar a Darna, mientras Nieve impasible observaba la escena. El sable de Cuna conocía a sus progenitores.
Tranquilizó a la hembra con una caricia en el lomo mientras levantaba la vista y les preguntaba a sus padres que hacían allí.
-Nos invitaste tú recuerdas hija? - dijo su madre-Nunca habíamos venido.
Su padre permanecía callado y serio. Mirandolo todo a su alrededor.
-Como estás? - preguntó Lostariel Bosquensueño.
-Bien… - contestó la sacerdotisa con poca seguridad.
Merith… De verdad intentas engañar a tu madre? - preguntó el druida.
-Estoy bien… solo es que mi embarazo no va todo lo bien que debería.
-Híbridos!! Que esperabas? - preguntó su padre alzando la voz.
-No es eso-dijo Night en su defensa - sólo es que no para quieta y los bebés no se están desarrollando como deberían.
-Y entiendo que eso es únicamente culpa tuya-dijo su madre-ni ese paladín sindorei puede retenerte verdad?
-Lo intenta.-contestó Menel con una sonrisa triste.-pero ya me conoces…
-Solo debe descansar hasta el término de la gestación y todo debería ir bien - puntualizó Night intentando apoyarla.
-Pues entonces deberías reconsiderar nuestra propuesta - dijo su madre con seriedad.
-No… Ni lo pienses madre-contestó tajante Menel.
-Deberías considerarlo en serio mi amor-dijo Argent a su espalda.
-Cuanto tiempo llevas ahí paladín? - preguntó la sacerdotisa alzando una ceja.
-El suficiente para saber que tu madre tiene razón.Señores Bosquensueño soy Argentsword-dijo presentándose.
-Encantada hijo-dijo su madre tendiendo Le la mano.
-Bueno al menos tiene cerebro - dijo su padre antes de presentarse.
Menel miraba estupefacta todo aquello pensando en lo que había dicho Argent.
Lo miró interrogante y el paladín se explicó.
-Necesitas descansar, y sabes lo que está apunto de suceder. No voy a poder estar en casa apenas.
Y? - preguntó la sacerdotisa enfadada.
-Debes cuidarte, descansar, Menel amor… Y que pasa si te encuentras mal? Si te pones de parto estando sola?
La cruda realidad le golpeó en la cabeza como una maza… Sola…
-Estarás bien atendida - dijo su madre-nosotros cuidaremos de ti, el templo de la luna está cerca, si te pones de parto… Los druidas y sacerdotisas de Val, sharah nos ayudarán a traer a los gemelos al mundo.
-No… - dijo Menel musitando, pero sabía que tenían razón.
-Deberías venir con nosotros hoy mismo-dijo su padre.
-Hoy no…
-Hoy es tan buen día como cualquiera - dijo su madre.
Menel miro a Argent que asintió en silencio.


#3448

Me has matado con esto XD


(Menelwie) #3449

Entiende que tras Teldrassil mi señor padre contento con la horda… pues no está. Y si Argent le da la razón… pues un hordo razonable… y con lo “majo” que es el druida… Eso es todo un piropo. Los kaldorei somos bastante secos.
Solo tienes que ver a Tyrande y Malfu.


#3450

Hombre ya se ve, incluso los nocheterna se preguntan si sale con alguien. Bueno, ellos y todo Azeroth.


#3451

Thx, ya está corregido.

Me sorprende que te de pena Einir, me lo podría esperar de Menel por ejemplo, pero de ti me sorprende :thinking:


#3452

Bueno, a veces tengo sentimientos, me da pena la pobre porque se ha visto separada de sus dos mejores amigas y encima ha perdido el brazo.


(Hæyhæ) #3453

Voy a llamar a una ambulancia :scream: Hême está poseído por algún tipo de ente que le da sentimientos. :scream::scream:


#3454

Apúrate, me empiezo a sentir mal… No tengo ganas de comerme a nadie :scream:


(Hæyhæ) #3455

¡Marchando!
:ambulance: :ambulance: :ambulance: :ambulance: :ambulance: :ambulance: :ambulance:


#3456

Gracias Hae, ya voy mejorando, pensé que iba a morir. He recuperado el apetito.


(Hæyhæ) #3457

De nada hombre, a ver si te vas a morir como el Sr.Burns cuando se porta bien :stuck_out_tongue_winking_eye:


#3458

Capaz soy, pero tranquilos que hoy si puedo pongo rol post antes de dormir.


(Hæyhæ) #3459

Ay, esto me recuerda que tengo que seguir yo con el mío :roll_eyes:


(Argentsword) #3460

Tras la marcha de la sacerdotisa,a pesar de saber que era necesario,por el bien de los gemelos,el paladín de sintió realmente vacío.
En los últimos meses,toda su vida había girado en torno a su amada,y al fruto de su amor,sin embargo,en aquel momento sintió como si realmente hubiese sido arrancado de su vida…
Hay cosas que parecen condenadas a superar pruebas desde el comienzo,y aquella era una de ellas.
Sabía la importante tarea que le esperaba,en aquellos momentos,sin su presencia,todo se antojaba lejano,duro y gris…
Decidió retirarse a su roca,templar ánimos,y tratar de sobrevivir a la ausencia de su amada…